Traducido Por David García Claussell

http://www.607v587.com/websitepage4.htm

 

 

Estimados Hermanos

 

Mi nombre es XXXXX y asisto a la congregación de XXXXX en el Reino Unido. He sido un fiel Testigo durante los últimos 17 años. Realmente necesito su ayuda explicándome algo. Esto se los pido con el mayor respeto siendo que no dudo de ustedes pero necesito las respuestas a las preguntas que yo mismo no puedo contestar. He descubierto mucha información en los últimos meses y hay varias cosas que me parecen que no tienen sentido. En este momento, mi fe está naufragando y no puedo enfatizarles a ustedes cuánto su respuesta significará para mí.

 

Hacen alrededor de 8 meses, un miembro de mi familia me pidió que le probara a él que Jerusalén fue destruida en el 607 a EC. Yo pensé que esto no sería problema alguno y me dediqué hacerlo. La verdad hermanos es, que he encontrado imposible probar esta fecha y lo que es más, la fecha que surge todo el tiempo como la fecha para la confirmación de la destrucción es el 587 a EC. Yo he hecho innumerables investigaciones para intentar justificar la fecha 607 pero no puedo encontrar nada.

Después de hacer mucha investigación histórica, quise saber si ustedes estaban conscientes de esto así que busqué mi CD de la WT y encontré el apéndice para el capítulo 14 y lo he puesto debajo. Me gustaría repasarlo y señalarles algo de lo que yo necesito respuestas. Ya lo he discutido con mis ancianos locales pero ellos fueron incapaces de contestar mis preguntas. Les dije a ellos que les estoy escribiendo esta carta a ustedes.

Me gustaría hacer claro de ahora que no estoy siendo argumentativo e irrespetuoso. Si mi estilo de escribir les da esa impresión entonces por favor acepten mis disculpas con humildad ya que tengo en alta estima sus comentarios.

He copiado el Apéndice en letras ennegrecidas e incluiré mis preguntas y comentarios según sean apropiado:

*** kc 186 Apéndice para el capítulo 14 ***
Los historiadores sostienen que Babilonia cayó ante el ejército de Ciro en octubre de 539 a. de la E.C. Nabunaid o Nabonides era entonces rey, pero su hijo Belsasar (Baltasar) era corregente de Babilonia. Algunos eruditos han preparado una lista de los reyes neobabilonios y la duración de sus reinados, remontándose desde el último año de Nabonides hasta Nabopolasar, el padre de Nabucodonosor. + Según esa cronología neobabilónica, el príncipe heredero Nabucodonosor derrotó a los egipcios en la batalla de Carquemis en 605 a. de la E.C. (Jeremías 46:1, 2) Después de la muerte de Nabopolasar, Nabucodonosor regresó a Babilonia para subir al trono. El primer año de su reinado empezó en la primavera siguiente (604 a. de la E.C.).


La Biblia informa que los babilonios bajo Nabucodonosor destruyeron a Jerusalén en el 18 año de su reinado (el 19 año cuando se incluye el año de su advenimiento). (Jeremías 52:5, 12, 13, 29) Así, si se aceptara la cronología neobabilónica mencionada arriba, la desolación de Jerusalén habría acontecido en el año 587/6 a. de la E.C. Pero, ¿en qué se basa esta cronología seglar, y qué aprendemos al compararla con la Biblia? Algunas de las principales líneas de evidencia para esta cronología seglar son:

El Canon de Tolomeo: Claudio Tolomeo fue un astrónomo griego que vivió en el siglo segundo E.C. Su Canon, o lista de reyes, se relacionaba con una obra sobre astronomía producida por él. La mayoría de los historiadores modernos aceptan la información de Tolomeo acerca de los reyes neobabilonios y la duración del reinado de éstos (aunque Tolomeo sí omite el reinado de Labashi-Marduc). Evidentemente Tolomeo basó su información histórica en fuentes que databan del período de los seléucidas, que empezó más de 250 años después de la captura de Babilonia por Ciro.

 

En la Biblia no hay un fechado como tal. Necesitamos de la historia secular para poder ordenar dónde cada cosa sucedió y en qué tiempo. Una de las cosas que sí tenemos es las listas de los reyes anteriores. Sin embargo, si la fecha 607 a EC es correcta, las listas de los Reyes estarían entonces desacoplada por 20 años.

 

Nosotros usamos el Canon Real para probar que el 539 a EC fue el primer año de Ciro. ¿Por qué entonces lo rechazamos cuándo muestra que Nabucodonosor destruyó a Jerusalén en el 587 a EC en su decimoctavo año? El Canon estuvo en uso por siglos antes de Tolomeo y los historiadores declaran que está basado en fuentes babilónicas, no seléucidas, debido a ciertas expresiones y características en él. El Canon omite el reinado de Labashi-Marduk (cual fue de sólo unos cuantos meses después del último año de Neriglisar) ya que el mismo sólo cuenta los años cuando son completos. Por consiguiente, el Canon Real podría omitirlo.

La Lista de Reyes en Uruk se descubrió durante las excavaciones en los años 1959 – 60. Muestra los períodos de reinado de los Reyes babilónicos desde Kandalanu hasta Nabónido. Éstos también están de acuerdo con el Canon Real y Beroso.

Nosotros ahora también tenemos más documentos cuneiformes del período neobabilónico que de cualquier otro antes de la era cristiana. Literalmente se han encontrado decenas de miles. Las longitudes de los reyes pueden establecerse por éstos, y éstos están de acuerdo con el Canon Real y Beroso.

 

La Estela Nabonídica de Harrán (NABON H 1, B): Esta estela, una columna con inscripciones de tiempos neobabilónicos, fue descubierta en 1956. Menciona los reinados de los reyes neobabilonios Nabucodonosor, Evil-merodac y Neriglisar. Las cifras que se dan para estos tres concuerdan con las que se hallan en el Canon de Tolomeo.

 

Hay también mucha evidencia cuneiforme para mostrar los años de los reinados de estos reyes, adicional a la lista anterior. Estos todos apoyan el Canon Real y yo les puedo enviar los detalles de éstos si así ustedes lo requieren. Todos fueron transcritos durante la era neobabilónica. Uno que no puedo sacar de mi mente es la Nabón núm.24 conocida como la inscripción de Adad-guppi'. Adad-guppi' era una figura de un carácter pintoresco. Ella era la madre de Nabónido y vivió hasta cumplir104 años. La inscripción es el relato de su vida y de los reyes bajo quien ella había vivido. Lo cual proporciona una lista de los reyes y sus reinados. Todos los reinos están en completo acuerdo con las listas de los reyes citados anteriormente. Y lo más importante es, que esto fue fechado en sí durante el período neobabilónico, y no se trata de una copia.

 

VAT 4956: Esta es una tablilla cuneiforme que suministra información astronómica que puede recibir la fecha de 568 a. de la E.C. Esta dice que las observaciones venían del 37 año de Nabucodonosor. Esto correspondería con la cronología que coloca el 18 año del reinado de Nabucodonosor en 587/6 a. de la E.C. Sin embargo, se admite que esta tablilla es una copia hecha en el siglo tercero a. de la E.C., de modo que es posible que su información histórica sea simplemente la que se aceptaba en el período de los seléucidas.

Yo no sé si ustedes están al tanto pero la VAT 4956 no es la única tablilla astronómica cuneiforme que los historiadores usan para fechar los reinados de los reyes babilónicos. Las tabillas astronómicas son confiables, siendo que sus observaciones no pueden repetirse durante algún tiempo, a veces incluso por miles de años. La VAT 4956 es una copia como ustedes han declarado. Sabemos esto porque la original está partida en dos lugares y el escriba ha insertado la palabra “rota”. La lápida tiene 30 observaciones astronómicas que son tan correctas en sus descripciones que los astrónomos modernos no tienen ningún problema fechándola al 568 a EC, la tablilla en dos partes declara que se trata del año 37 de Nabucodonosor. Las observaciones son de la luna y los cinco planetas conocidos. Los astrónomos modernos señalan que tales combinaciones de posiciones astronómicas no se reproducirían de nuevo en miles de años. No hay manera alguna que estas mismas observaciones pudieran haberse repetido 20 años antes de estos hechos. Pero ésta no es la única tablilla usada como evidencia por los historiadores para fechar este período. Debajo hay un resumen breve de otros que probablemente ustedes no estaban al tanto y a lo mejor ésa fue la razón por qué no la incluyeron en el Apéndice:

Está la BM 32312 que puede fecharse al 651 a EC debido al contenido observado en él. Éste es el diario astronómico en conserva más antiguo. El rey, su año de reinado y el nombre del mes están rotos. La tablilla habla de una batalla entre Asiría y Babilonia, dónde Babilonia sufre una pavorosa derrota. Sin embargo, podemos fechar esta tablilla ya que otra tablilla la BM 86379 (La Crónica de Akitu) habla de la batalla en el año 16 de Shamash-shuma-ukin que interesantemente declara que el Rey babilónico fue derrotado. El reino de Shamahshumakins de 20 años puede fecharse entonces al 667/66-648/47 a EC. Esto está en buen acuerdo con la lista de reyes anterior. Cambiar el año 18 de Nabucodonosor del 587 al 607 a EC también cambiaría el año 16 de Shamushshumukin del 652 al 672 a EC pero la BM 32312 no lo permite.

Las tablillas de Saturno (BM 76738 y BM 76813) dan observaciones de 14 años sucesivos del planeta Saturno que corresponden a los primeros catorce años de rey Kandalanu, así que esto lo podemos fechar con exactitud. El Sr. Chris Walker quien es custodio auxiliar en el Museo Británico, me envió un poco de información sobre el texto donde él me explica:

“Un ciclo completo de los fenómenos de Saturno en relación las estrellas toman 59 años. Sin embargo, cuando ese ciclo tiene que ser ajustado al calendario lunar de 29 o 30 días entonces los ciclos idénticos se repiten más bien en intervalos de más de 17 siglos. Por eso no hay dificultad determinando la fecha del texto presente.”

Por consiguiente, la cronología absoluta de reinado de Kandalanu es definitivamente ajustada por la tablilla de Saturno ya que el patrón de las posiciones descritas en el texto se ajusta a las fechas específicas en el calendario lunar babilónico lo cual no se repite de nuevo en más de 17 siglos.

También tenemos los “textos del ciclo de saros” (LBAT 1417 al 1421) Ellos tienen grabados los eclipses lunares en el área babilónica durante ese tiempo. Los textos se compilaron durante la era seléucida (312-64 a EC). La evidencia muestra que los registros de los eclipses se extrajeron de los diarios astronómicos por astrónomos babilónicos quienes tenían acceso a un número grande de diarios de los siglos anteriores. El Prof. A.J Sachs en el libro F.R Hodsons titulado: “THE PLACE OF ASTRONOMY IN THE ANCIENT WORLD” [“ EL LUGAR DE LA ASTRONOMÍA EN EL MUNDO ANTIGUO ”] declara “es una certeza ante todo que estos archivos de eclipses sólo pudieran extraerse de los diarios astronómicos.”

La LBAT 1417 tiene grabado cuatro eclipses lunares en un intervalo de 18 años y casi 11 días desde el 686 al 632 a EC. Parece ser parte de la misma tablilla como los dos textos anteriores en la serie, LBAT 1415 y 1416. La primera entrada tiene grabado un eclipse en el tercer año de reinado de Senaquerib en Babilonia que puede identificarse con el eclipse que tuvo lugar el 22 de abril de 668 a EC. Desafortunadamente el número del año sólo es legible en parte. Sin embargo, la próxima entrada enuncia un eclipse en el segundo mes en el año de ascensión de Shamushshumukin. Esto se iguala a abril / mayo en 668 a EC. Los astrónomos babilónicos pudieron advertir que éste eclipse no sería observable en Babilonia. El catálogo de eclipses modernos muestra que éste eclipse tuvo lugar el 2 de mayo de 668 a EC. La duración y el tiempo del eclipse están en buen acuerdo con el texto. Si nosotros tenemos que agregarle 20 años al reinado de Shamushshumukin para que encaje con nuestra cronología, esto nos dará una fecha de asenso para Shamashashumkin en el 688 a EC. Sin embargo, ningún eclipse observable ocurrió en abril ó en mayo de ese año. Uno sí ocurrió el 10 de junio de 668 a EC, pero este sí fue observable en Babilonia. Por lo tanto, ésta alternativa es imposible.

La próxima entrada en el texto se fecha al año 18 de Shamushshumukin, es decir, el 650/649 a EC. Este eclipse también fue uno computado, qué empezaría antes del ocaso. Según los cálculos modernos éste eclipse tuvo lugar el 13 de mayo del 650 a EC entre las 16.25 PM y las 18.19 PM. De nuevo, si nosotros ubicamos este eclipse 20 años más temprano ningún eclipse tuvo lugar en abril ó mayo de ese año. Un eclipse sí tuvo lugar el 22 de junio pero este empezó a las 7.30 AM.

 

La próximo y última entrada se fecha al año16 de Kandalanu (632 a EC) y al quinto mes, que correspondería a mayo ó junio. Este eclipse parcial tuvo lugar en el tiempo correcto el 23 de mayo del 632 a EC. Si nosotros le agregamos 20 años para hacer que caiga en el 652 a EC, el año 16 de Kandalanu, encontramos que un eclipse tuvo lugar el 2 de julio ese año, pero éste fue un eclipse completo y no-uno parcial como está declarado.

 

Así que podemos ver que la tablilla LBAT 1417 apoya los años de reinado de Shamashshumukin y Kandalanu y no permite que 20 años sean insertados.

 

La LBAT 1419 registra una serie sin interrupciones de eclipses lunares a intervalos de 18 - años desde el 609/08 hasta el 447/46 a. EC. Las primeras entradas, que se registraron contienen daños. Sin embargo, las dos entradas siguientes se fechan claramente al año14 y 32 del reinado de Nabucodonosor. Su año 14 y 32 se fechan respectivamente al 591/90 y 573/72 a EC. Los dos eclipses grabados, con un saros de diferencia, tuvieron lugar en el sexto mes, es decir, nuestro agosto ó septiembre. Ambos eclipses fueron calculados de antemano y los babilonios sabían que ninguno de ellos sería visible en Babilonia porque ambos ocurrieron por el día. Según los cálculos modernos ambos eclipses tuvieron lugar como fueron predichos y se ajustaron perfectamente a la cronología establecida para Nabucodonosor. No obstante, si nosotros fuéramos a buscar los dos eclipses veinte años más temprano, ningún eclipse ocurrió para ese año que encaje a la descripción en el texto.

La próxima entrada registra un eclipse que realmente de forma detallada:

“Mes VII, el 13, en 17º en el lado oriental, todo (de la luna) se cubrió. 28º fase máxima. ¿En los 20º aclaró del este al norte?

Su eclipse era rojo. Detrás de las ancas de Aries se eclipsó. Durante la salida, el viento norte sopló, durante el aclarar, el viento oriental. A 55º antes de la salida del sol.”

 

Desgraciadamente faltan el rey y el año real. Sin embargo, este eclipse tuvo lugar el 6/7 de octubre de 555 a EC, en el primer año de Nabónido. Aunque el año y el nombre están faltando, es de suma importancia notar que el texto coloca el eclipse en un ciclo saros después del eclipse en el año 32 de Nabucodonosor.

 

La LBAT 1420 contiene eclipses anuales. Todos son del reinado de Nabucodonosor, desde su primer año hasta su año veintinueve. El primer registro, tiene grabado dos eclipses que no fueron visibles, está dañado y el número del año es ininteligible. No obstante, la última parte del nombre de Nabucodonosor está conservado. El nombre del rey no se repite, lo que significa que el rey fue el mismo durante todo este período. Algunos de los archivos están dañados pero los que son legibles están en buen acuerdo con las listas de los reyes. Este registro contiene los detalles de veinticuatro eclipses de los cuales12 tienen su año de reinado conservado. Nuevamente según los cálculos modernos estos eclipses sí tuvieron lugar, y si nosotros fuéramos a agregarles veinte años al reino de Nabucodonosor, los eclipses no estarían correctos.

 

LBAT 1421 contiene grabado dos eclipses visibles en Babilonia para el sexto y duodécimo mes del año 42, evidentemente durante el reinado de Nabucodonosor. Siendo que estos eclipses ocurrieron en el año 42 tuvo que ser de Nabucodonosor ya que no hubo otro rey que gobernó tanto tiempo como él, entonces debemos encontrar los eclipses tal como fueron grabados. Los cálculos modernos nos declaran que ellos sí ocurrieron.

 

Tablillas de asuntos de negocio: Se han hallado miles de tablillas cuneiformes de tiempos neobabilónicos que tienen el registro de transacciones comerciales sencillas; éstas dan el año del rey babilonio en poder en el tiempo en que se efectuó la transacción. Tablillas de esta clase se han hallado para todos los años de los reinados de los reyes neobabilonios conocidos en la cronología aceptada del período.

El archivo de la casa de Egibi sin nada más bastaría para establecer la longitud del período neobabilónico. Con esta serie extensa de tablillas comerciales fechadas del archivo de uno de los “ Rothschild ” de Babilonia “debe haber poca dificultad estableciendo de una vez y por todas la cronología de este período importante de la historia antigua” escribió Boscawen atrás en el 1878. 72

De nuevo, yo hablé con el Sr. Walker. Y le pregunté cuán completas están las tablillas cuneiformes para la era babilónica. Él me dijo que él podía proporcionarme varios textos PARA TODOS LOS AÑOS de los reyes babilónicos. ¡Algunos de éstos son exactos al día y al mes! Él me dijo que no existen registros algunos de los 20 años que nosotros necesitamos para poder probar el 607 a EC. Hay también otras evidencias que nosotros podemos usar para fechar los reinos de los reyes y apareárselo a las listas de los reyes. Unas 2500 t ablillas de asuntos de negocio se encontraron en el año 1875/76 que nos dice mucho sobre la casa comercial de “Egibi” que era el “ Rothschild ” de Babilonia. Esta información está tan detallada que nosotros podemos encontrar la cabeza de la casa comercial y cuáles fueron los reyes que reinaron bajo ellos. Éstos también están en buen acuerdo con las listas de los reyes anteriores.

 

Hay también textos que entrelazan varios reyes, que, por consiguiente, no permiten que un rey desconocido se inserte. Hay también tablillas que detallan las carreras de los escribas, administradores de templo, los esclavos, hombres de negocios y otros que pueden seguirse durante décadas. Pero nunca estas carreras cruzan las fronteras cronológicas establecidas en algún período desconocido de 20 años. La inserción de 20 años no sólo torcería el entendimiento y la comprensión de las carreras, las actividades y relaciones familiares de los individuos sino que también les daría unos lapsos de vidas anormales.

 

Hay también algo más que ustedes no mencionan en el apéndice, y siento que ustedes debieran estar conscientes. La cronología egipcia es un testigo independiente por sí sola y hay 4 narraciones en la historia babilónica (1 Cuneiforme, 3 en la Biblia) donde referencias directas se narran de los reyes egipcios. Que de hecho, estas apoyan la teoría del 587. Por ejemplo, la Biblia nos dice que el Rey Josías murió en Meguido cuando reinaba Faraón Necao. En nuestra cronología esto sucedió en el 629 a EC. Pero Necao no había empezado a reinar hasta el 610 a EC.


Desde el punto de vista seglar, tales líneas de evidencia parecerían establecer la cronología neobabilónica con el 18 año de Nabucodonosor (y la destrucción de Jerusalén) en 587/6 a. de la E.C. Sin embargo, ningún historiador puede negar la posibilidad de que el cuadro actual de la historia babilónica pueda ser engañoso o estar equivocado. Se sabe, por ejemplo, que los sacerdotes y reyes de la antigüedad a veces alteraban los registros según los fines que perseguían.

 

Supongamos que las figuras dadas por Beroso para los reinos de los reyes contengan un error de 20 años. Entonces el recopilador del Canon Real debe haber cometido el mismo error independiente a Beroso. Se podría argumentar que todos ellos recibieron sus fuentes del mismo lugar y ellos están repitiendo el error. ¿Sin embargo cómo es que nosotros explicaríamos el de los escribas que produjeron la estela de Hillah y la estela de Adad-guppi'? ¿Ciertamente ellos deben haber conocido los reyes bajo quienes ellos estuvieron viviendo, y lo estaban viviendo en ese preciso momento, sobre todo cuando esos reinos también se usaban como calendarios de los años civiles por medio del cuál ellos fechaban los eventos? ¿Sería posible que los escribas en Egipto también cometieran el mismo error? ¿Igualmente los astrónomos babilónicos debieron haber cometido el mismo error cuando fecharon sus tablillas cuneiformes? ¿Los escribas antes del período neobabilónico que escribieron la BM 32312 que fecha el año 16 de Shamushshumukins y los escribas que escribieron la BM 76738 y la BM 76813 que fecha el principio del reinado de Kandalanus al 647 a EC, también cometieron el mismo error? ¿Y qué sobre las decenas de miles de tablillas de asuntos de negocio sobre documentos económicos, administrativos y legales ya fechados que se han excavado del período neobabilónico que cubren todos los años de los reyes, excepto que no encuentran los veinte años que nosotros necesitamos para demostrar el 607 a EC? ¿Todos ellos también cometieron el mismo error?

 

O, aun si la evidencia descubierta fuera exacta, pudiera haber sido mal interpretada por los doctos modernos, o estar incompleta, de modo que la cronología de aquel período pudiera ser drásticamente alterada por material todavía no descubierto.

Entre las decenas de miles de materiales descubiertos de ese período, nosotros hemos sido incapaces de encontrar uno con la más mínima evidencia que apoye nuestra fecha del 607 a EC. Si una idea, refutada por una cantidad aplastante de evidencias que han sido descubiertas se retiene porque tenemos las esperanzas de encontrar “material todavía no descubierto” que la va a apoyar, entonces me parece a mí que cualquier idea, no importa cuán falsa pudiera ser podría retenerse utilizando ese mismo principio. Si yo dijera que creo que el mundo es plano y me mostraran una docena de fotografías del globo terrestre tomadas desde el trasbordador espacial, todo lo que yo tengo que hacer es decir que estoy esperando por una pieza de evidencia para indicar que tengo la razón y para demostrar que todas esas fotografías están equivocadas. Ciertamente esto sería vivir de las esperanzas.

¿Si nosotros no podemos confiar en la historia, entonces qué razón tenemos para aceptar cualquier fecha de la era babilónica, es decir, la fecha 539 a EC? Esta fecha se ha establecido solamente por documentos históricos, y de los dos, el 587 tiene mucho mas apoyo que el 539 a EC. Ciertamente retener una fecha y rechazar la otra sería algo inconsistente.

Evidentemente por darse cuenta de estos hechos, el profesor Edward F. Campbell, Jr., introdujo con la siguiente advertencia una tabla que incluía cronología neobabilónica: “Es innecesario decir que estas listas son provisionales. Mientras más estudia uno las complejidades de los problemas cronológicos del Cercano Oriente de la antigüedad, menos se inclina a pensar que cualquier presentación sea definitiva. Por esta razón, el término circa [cerca de] pudiera usarse hasta más generosamente de lo que se usa.” —The Bible and the Ancient Near East (ed. de 1965), pág. 281.

La tablilla a que ustedes se refieren aquí arriba incluye las cronologías de Egipto, Palestina, Siria, Asia Menor, Asiría y Babilonia desde c.3800 a EC al 323 a EC. El término circa se pone delante de muchos de los reinados, pero ninguna circas se ha puesto delante de ninguno de los reyes del período neobabilónico. También, yo he leído un libro que cita al Profesor Freedman quien cooperó con el libro citado arriba. Donde él declara sobre la era neobabilónica y dice: “Éste es uno de los períodos mejores conocido del mundo antiguo, y nosotros podemos estar bien seguros que las fechas son correctas dentro de la proporción de un año, y muchas de las fechas son tan exactas al día y el mes. La “proporción de un año” se está hablando sobre la caída de Jerusalén y el desacuerdo que hay entre los eruditos acerca de, si la caída de Jerusalén debe fecharse al 587 o al 586.

Los cristianos que creen en la Biblia han hallado, vez tras vez, que las palabras de la Biblia resisten la prueba de mucha crítica y han resultado exactas y confiables. Reconocen que, como Palabra inspirada de Dios, la Biblia puede usarse como vara de medir para evaluar la historia y los puntos de vista seglares. (2 Timoteo 3:16, 17) Por ejemplo, aunque la Biblia mencionaba a Belsasar o Baltasar como gobernante de Babilonia, por siglos los doctos estaban en confusión respecto a él porque no había ningún documento seglar disponible que testificara de su existencia, identidad o puesto. Finalmente, sin embargo, unos arqueólogos descubrieron registros seglares que confirmaron la Biblia. Sí, la armonía interna de la Biblia y el cuidado que ejercieron sus escritores, hasta en asuntos de cronología, la recomiendan tan vigorosamente al cristiano que él coloca la autoridad de ella por encima de las opiniones siempre cambiantes de los historiadores seglares.


Pero, ¿cómo nos ayuda la Biblia a determinar cuándo fue destruida Jerusalén, y qué comparación existe entre esto y la cronología seglar?

La única manera que podemos probar que un evento ya predicho ocurrió en el pasado es a través de la historia. Si la historia dice una cosa, y nosotros decimos que la Biblia dice alguna otra cosa, ¿entonces ciertamente no deberíamos echar una mirada a nuestra interpretación y lo que razonamos sobre el texto de nuevo?

El profeta Jeremías predijo que los babilonios destruirían a Jerusalén y dejarían desolados la ciudad y el país. (Jeremías 25:8, 9) Añadió: “Y toda esta tierra tiene que llegar a ser un lugar devastado, un objeto de pasmo, y estas naciones tendrán que servir al rey de Babilonia setenta años.” (Jeremías 25:11)

 

La Profecía en Jeremías 25 se le escribe a Judá y a las naciones circundantes. Si no es así por qué el verso 9 dice: “y ciertamente las traeré contra esta tierra y contra sus habitantes y contra todas estas naciones en derredor”. El verso 11 dice: “Y toda esta tierra tiene que llegar a ser un lugar devastado, un objeto de pasmo, y estas naciones tendrán que servir al rey de Babilonia setenta años”. Si los setenta años se aplican sólo a Judá, por qué dice que estas otras “naciones tendrán que servir”. ¿Y si sólo se aplica a Judá, por qué la redacción dice que: “estas naciones tendrán que servir al rey de Babilonia” y no usa “la nación” en forma singular? Esta profecía está describiendo 70 años de servidumbre para todas las naciones incluyendo a Judá. En los versos 17-26, Jehová le dice a Jeremías toma la copa del vino de la furia, para “hacer que bebieran todas las naciones”. La primera nación mencionada es Jerusalén y las ciudades de Judá y entonces continúa y menciona a otros 24 reyes que beberán de la copa del vino de la furia. Verso 26 dice: “y todos los [demás] reinos de la tierra que están sobre la superficie del suelo”. Así que podemos ver que cubrió mucho más que a Judá solamente:

 

*** Rbi8 Jeremías 25:17-26 ***


Y procedí a tomar la copa de la mano de Jehová y a hacer que bebieran todas las naciones a quienes Jehová me había enviado: 18 a saber, a Jerusalén y a las ciudades de Judá y sus reyes, sus príncipes, para hacerlos un lugar devastado, un objeto de pasmo, algo de qué silbar y una invocación de mal, tal como sucede este día; 19 a Faraón el rey de Egipto y sus siervos y sus príncipes y todo su pueblo; 20 y a toda la compañía mixta, y a todos los reyes de la tierra de Uz, y a todos los reyes de la tierra de los filisteos, y a Asquelón y Gaza y Eqrón y el resto de Asdod; 21 a Edom y Moab y los hijos de Ammón; 22 y a todos los reyes de Tiro y a todos los reyes de Sidón y a los reyes de la isla que está en la región del mar; 23 y a Dedán y Temá y Buz y todos los de cabello cortado en las sienes; 24 y a todos los reyes de los árabes y todos los reyes de la compañía mixta que está residiendo en el desierto; 25 y todos los reyes de Zimrí y todos los reyes de Elam y todos los reyes de los medos; 26 y todos los reyes del norte que están cerca y lejos, uno tras otro, y todos los [demás] reinos de la tierra que están sobre la superficie del suelo; y el mismo rey de Sesac beberá después de ellos.

Tres cosas fueron predichas en la profecía de Jeremías:

La palabra hebrea para desolación, es “ chorbáh ” (devastación, desolación y ruina). ¿Esta palabra implica una desolación total? Por favor vea a Ezequiel 33:24 donde habla de “ los habitantes de estos lugares devastados.” Por favor vea también a Nehemías 2:17. Durante el tiempo de Nehemías, Jerusalén estaba habitada, por todavía se alude que la ciudad estaba devastada. Por favor lea de nuevo Jeremías 25:17-18:

*** Rbi8 Jeremías 25:17-18 ***


17 Y procedí a tomar la copa de la mano de Jehová y a hacer que bebieran todas las naciones a quienes Jehová me había enviado: 18 a saber, a Jerusalén y a las ciudades de Judá y sus reyes, sus príncipes, para hacerlos un lugar devastado, un objeto de pasmo, algo de qué silbar y una invocación de mal, tal como sucede este día;

 

El término “ tal como sucede este día” es importante. Esta frase parece indicar que la devastación, el “Chorbáh” hasta cierto grado había comenzado en este momento. El Dr. J.A Thompson en su libro: “The book of Jeremiah” [“ libro de Jeremiah ”] nos dice: “la frase como sucede este día sugiere que en el tiempo de escribirse esto algunos aspectos de este juicio, por lo menos, estaban claros”. Como fuera señalado por el Profesor Author Jeffrey en el Interpreter's Bible , [“Biblia de Intérpretes”] (Vol. 6 Pág. 485), “chorbáh”, “frecuentemente se emplea para describir el estado de una tierra devastada después de que los ejércitos de un enemigo han pasado (Levítico 26: 31, 33; Isaías 49: 19; Jeremías 44: 22; Ezequiel 36: 34; Malaquías 1: 4; 1ª Macabeo 1: 39).” Por consiguiente, no sería inexacto hablar de Judá como “chorbáh” con dieciocho años anticipadamente a su despoblación, si la tierra hubiera sido saqueada por el ejército de un enemigo en ese momento. La frase “un yermo desolado, sin habitante” se encuentra en Jeremías 9: 11 y 34: 22. Aunque se refiere a Jerusalén y las ciudades de Judá no se asemeja en ninguna parte con el período de setenta años. El punto que yo estoy intentando hacer aquí es este: Los “setenta años” no eran setenta años de Judá si tener un habitante. El término “chorbáh” no quiere decir que este significado no encaje en lo que la Biblia dice. La Biblia dice que Judá iba a ser desolada y arrasada por un ejército enemigo. El período de tiempo no se declara. El período de tiempo de los setenta años se aplica a la región, no sólo a Judá, sirviendo al rey de Babilonia.

Si debemos creer que los 70 años son 70 años de desolación completa sin ningún habitante en Judá, entonces esto estaría en conflicto directo con la profecía. La servidumbre mencionada no significa un destierro y desolación. Significa vasallaje. Por favor vea a Jeremías 27:8 y 11. Estas escrituras están diciendo que las naciones deben servir al rey de Babilonia. La nación que no le sirva, la ira de Jehová se volverá contra Él hasta que lo haya acabado. Pero “ la nación que ponga su cuello bajo el yugo del rey de Babilonia y realmente le sirva, yo también ciertamente la dejaré descansar sobre su suelo —es la expresión de Jehová— y ciertamente lo cultivará y morará en él”.

(Jeremías 27:8-11) “‘“‘Y tiene que suceder que la nación y el reino que no quiera servirle, aun a Nabucodonosor el rey de Babilonia; y el que no quiera poner su cuello bajo el yugo del rey de Babilonia, con la espada y con el hambre y con la peste dirigiré yo mi atención a esa nación —es la expresión de Jehová— hasta que los haya acabado por mano de él.'

9 “‘“‘Y en cuanto a USTEDES, no escuchen a SUS profetas ni a SUS practicantes de adivinación ni a SUS soñadores ni a SUS practicantes de magia ni a SUS hechiceros, que están diciéndoles: “USTEDES no servirán al rey de Babilonia”. 10 Porque falsedad es lo que LES están profetizando, con el propósito de que SEAN llevados lejos de sobre SU suelo; y yo tenga que dispersarlos, y USTEDES tengan que perecer.

11 “‘“‘Y en cuanto a la nación que ponga su cuello bajo el yugo del rey de Babilonia y realmente le sirva, yo también ciertamente la dejaré descansar sobre su suelo —es la expresión de Jehová— y ciertamente lo cultivará y morará en él'”'”.

 

Así que “servir” lo que quiere decir es ser un vasallo del reino a Babilonia, y su recompensa por ser obediente era quedarse en su tierra. El verso12 es una orden directa a Sedequías, cual muestra que Jehová no quería que ellos se fueran. Él quería que ellos “sirvieran” como vasallos y se quedaran en su tierra. Si ellos no querían “poner su cuello bajo el yugo del rey de Babilonia ” Jehová iba a castigarlos. Lo mismo sería aplicado a cualquier Rey que Jehová había vertido “la copa del vino de la furia” sobre él.

 

*** Rbi8 Jeremías 27:12-13 ***


12 Aun a Sedequías el rey de Judá hablé conforme a todas estas palabras, y dije: “Pongan sus cuellos bajo el yugo del rey de Babilonia y sírvanles a él y a su pueblo y sigan viviendo. 13 ¿Por qué deben morir tú mismo y tu pueblo a espada, del hambre y de la peste conforme a lo que Jehová ha hablado a la nación que no sirva al rey de Babilonia?

 

También en todo el capítulo 42 de Jeremías está diciéndoles a los judíos que fueron después de la destrucción que se quedasen en la tierra de Judá, la cultivaran y permanecieran en sumisión ante el rey de Babilonia. Los versos 18 y 19 están diciéndoles a los judíos que no entraran a Egipto y dejaran la tierra. El verso 22 les dice que si ellos lo hacían, Jehová iba a castigarlos.

 

(Jeremías 42:18-19) “Porque esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos, el Dios de Israel: ‘Tal como se ha derramado mi cólera y mi furia sobre los habitantes de Jerusalén, así se derramará mi furia sobre USTEDES por entrar en Egipto, y USTEDES ciertamente llegarán a ser maldición y objeto de pasmo e invocación de mal y oprobio, y no verán más este lugar'. 19 ”Jehová ha hablado contra USTEDES, oh resto de Judá. No entren en Egipto. USTEDES deben saber positivamente que he dado testimonio contra USTEDES hoy,

 

*** Rbi8 Jeremías 42:22 ***


22 Y ahora DEBEN saber positivamente que a espada, del hambre y de la peste morirán en el lugar en el cual de veras LES deleita entrar para residir como forasteros”.

 

La pregunta que viene a importar aquí es: ¿Si Jehová quería la tierra que estuviera totalmente inhabitada, por qué él le ordenó al remanente judío que no dejaran a Judá?

 

Por ende las naciones que aceptaban el yugo babilónico servirían setenta años al rey de Babilonia siendo vasallos. Pero la nación que se negaba a servir al rey sería devastada. Los setenta años de servidumbre profetizado por Jeremías por consiguiente no se aplicaban a Judá como nación, sino sólo a las naciones que se sometieran al rey de Babilonia. Cuando Judá se negó a someterse, tuvo que ser castigada por esto, lo que significó desolación y destierro porque no puso su cuello bajo el yugo. No podría significar que eran setenta años de estar inhabitada, siendo que Jehová le ordenó al remanente que no se fuera. Los setenta años entonces podrían referirse a Babilonia como un lapso de poder mundial. Los historiadores sienten que este poder mundial comenzó su reinado cuando destruyó la ciudad de Harán en el 609 a EC y dominó al poder mundial de Asiría quien tenía el control para ese tiempo.

 

Los 70 años vencieron cuando Ciro el Grande, en su primer año, puso en libertad a los judíos y ellos regresaron a su país de origen. (2 Crónicas 36:17-23)

 

Según la Biblia, el fin de los setenta años se marcaría por la destrucción de Babilonia. En ninguna parte se nos dice que los setenta años finalizarían con el retorno de los judíos:

 

*** Rbi8 Jeremías 25:12-13 ***


12 “‘Y tiene que ocurrir que, cuando se hayan cumplido setenta años, pediré cuentas al rey de Babilonia y a aquella nación —es la expresión de Jehová— por su error, aun a la tierra de los caldeos, y ciertamente haré de ella yermos desolados hasta tiempo indefinido. 13 Y de veras traeré sobre aquella tierra todas mis palabras que he hablado contra ella, aun todo lo que está escrito en este libro que Jeremías ha profetizado contra todas las naciones.

 

¿Si Jerusalén fue destruida en el 607 a EC y Babilonia fue destruida en el 539 a EC, el resultado de esto es sólo de 68 años, entonces Babilonia fue destruida antes de que el período de tiempo de setenta años se cumpliera? ¿Entonces cómo fue que Jehová pudo cumplir: “cuando se hayan cumplido setenta años, pediré cuentas al rey de Babilonia y a aquella nación... por su error,” en el 537 a EC, dos años después que ya estaba reemplazada? La conquista de los Persas acabó definitivamente con la supremacía babilónica sobre las naciones que le habían servido como vasallos. Después de ese año ya era imposible servir al rey de Babilonia en cualquier sentido ya fuera como exilados ó vasallos.

 

Creemos que la lectura más directa de Jeremías 25:11 y de otros textos señala que los 70 años contarían desde cuando los babilonios destruyeron a Jerusalén y dejaron desolada o despoblada la tierra de Judá.—Jeremías 52:12-15, 24-27; 36:29-31.

 

¿Eso es lo que la Biblia y Jeremías dicen? ¿Al final del día podemos interpretar las escrituras como queramos, pero es que la Biblia no está completamente clara acerca de lo que le pasaría a estas naciones?

 

Sin embargo, los que confían principalmente en información seglar para la cronología de ese período se dan cuenta de que si Jerusalén fue destruida en 587/6 a. de la E.C. ciertamente no pasaron 70 años desde entonces hasta cuando Babilonia fue conquistada y Ciro permitió que los judíos regresaran a su país. En un intento por armonizar los asuntos, ellos alegan que la profecía de Jeremías comenzó a cumplirse en 605 a. de la E.C. Escritores posteriores declaran que Beroso dijo que, después de la batalla de Carquemis, Nabucodonosor extendió la influencia babilónica en toda Siria-Palestina y, cuando regresó a Babilonia (en su año de advenimiento, 605 a. de la E.C.) llevó judíos cautivos al exilio. Por eso, calculan los 70 años como un período de servidumbre a Babilonia que empezó en 605 a. de la E.C. Eso significaría que el período de 70 años terminaría en 535 a. de la E.C.

 

Pero esta interpretación presenta varios problemas serios: Aunque Beroso alega que Nabucodonosor llevó judíos al cautiverio en su año de advenimiento, no hay documentos cuneiformes que apoyen esto.

Pero la propia Biblia sí apoya estas deportaciones, mediante la lectura directa de Daniel 1:1,2;

*** Rbi8 Daniel 1:1-2 ***


1 En el año tercero de la gobernación real de Jehoiaquim el rey de Judá, Nabucodonosor el rey de Babilonia vino a Jerusalén y procedió a ponerle sitio. 2 Con el tiempo, Jehová dio en su mano a Jehoiaquim el rey de Judá y una parte de los utensilios de la casa del Dios [verdadero], de modo que él los llevó a la tierra de Sinar, a la casa de su dios; y llevó los utensilios a la casa del tesoro de su dios.

 

Daniel 1:1 nos dice que en el tercer año de Jehoiaquim (correspondiendo al primer año de Nabucodonosor : vea Jer. 25:1) Nabucodonosor tomó el tributo de Judá que consiste en utensilios del templo y “ a algunos de los hijos de Israel y de la prole real y de los nobles” y los trajo a Babilonia. Es cierto que la Crónica babilónica no menciona a estos cautivo judíos específicamente, sin embargo menciona que Nabucodonosor en su año de ascensión “qué, él tomó el vasto botín de Hattu para Babilonia. Lo más probable es que los cautivos del territorio de Hattu estaban incluidos entre este “vasto botín”, como también es señalado por el Profesor Gerhard Larsson en: “ When did the Babylonian Captivity Begin ” [“Cuándo la Cautividad Babilónica Empezó”]

 

“Es muy cierto que este “pesado tributo” consistió no sólo del tesoro sino también de prisioneros de los países conquistados. El abstenerse de hacer esto habría sido algo demasiado extraño a las costumbres de los reyes de Babilonia y Asiría.”

 

Esto claramente señala el principio de la servidumbre temprano en el reinado de Jehoiaquim. Sin embargo nosotros como Testigos de Jehová sentimos que “ el año tercero de la gobernación real de Jehoiaquim” se entiende para ser su tercer año de vasallaje a Nabucodonosor y por consiguiente su undécimo año de reinado. Sin embargo esta explicación está en conflicto directo con Daniel 1:1, 2:1 y Jer 25:1.

 

*** Rbi8 Daniel 2:1 ***


2 Y en el segundo año de la gobernación real de Nabucodonosor, Nabucodonosor soñó sueños; y su espíritu empezó a sentirse agitado, y su mismo dormir se le hizo algo [que estaba] más allá de él.

 

¿Si Daniel fue traído a Babilonia en el octavo año de Nabucodonosor, cómo es posible que él pudiera estar interpretando los sueños en el segundo año de la gobernación real de Nabucodonosor? ¿Si es porque es el segundo año de Nabucodonosor como “los gentiles hollando a Jerusalén”, por qué Daniel no continuó utilizando este mismo método de fechar, fechando a otros reyes en los demás versos que siguen? Daniel sabía que sus palabras serían leídas luego por nosotros dos mil años después y por eso él no habría puesto en sus escrito algo tan ofuscado:

 

*** Rbi8 Daniel 8:1 ***


8 En el tercer año de la gobernación real de Belsasar el rey, hubo una visión que se me apareció, aun a mí, Daniel, después de la que se me apareció al comienzo.

 

*** Rbi8 Daniel 9:1 ***


9 En el primer año de Darío el hijo de Asuero de la descendencia de los medos, quien había sido hecho rey sobre el reino de los caldeos;

 

*** Rbi8 Daniel 10:1 ***


10 En el tercer año de Ciro el rey de Persia un asunto fue revelado a Daniel, a quien se llamó por nombre Beltsasar; y el asunto era verdadero, y había un gran servicio militar. Y él entendió el asunto, y tuvo entendimiento en la cosa vista.

 

Más significativamente, Jeremías 52:28-30 informa cuidadosamente que Nabucodonosor llevó judíos al cautiverio en su séptimo año, su 18 año y su 23 año, no en su año de advenimiento.

Esto presupone que éste registro es uno completo de las deportaciones. La suma total de las deportaciones según Jer. 52:30 es de “cuatro mil seiscientos”. Sin embargo en 2ª Reyes 24:14 da el número de sólo una de esas deportaciones de “diez mil”. Jeremías no menciona la deportación en el año de asenso de Nabucodonosor descrita por Daniel, pero esto no significa que no sucedió. Probablemente fue una deportación pequeña que consistió de “ la prole real y de los nobles” . La cosa importante es que Daniel menciona esto independiente a Beroso. Además si el número más grande fue de “diez mil” que fueron llevados a Babilonia, había quedado todavía un número grande del pueblo en Jerusalén, por ende no se quedó totalmente desolada.

Además, Josefo, el historiador judío, declara que Nabucodonosor conquistó a toda Siria-Palestina, “excepto a Judea,” en el año de la batalla de Carquemis, contradiciendo así a Beroso y quedando en conflicto con la alegación de que 70 años de servidumbre judía empezaron en el año de advenimiento de Nabucodonosor. —Antiquities of the Jews X, vi, 1.

Josefo escribió esto más de 600 años después de Beroso y casi 400 años después de Daniel donde ambos declararon que sí aconteció (Dn. 1:1-2). Aun si Josefo estaba correcto, esto no contradice la conclusión que la servidumbre de las naciones circundante a Judá comenzó en el año de advenimiento de Nabucodonosor (vea debajo). El Dr. Ernst Wilhelm Hengstenberg en su libro: “ Die Authentie des Daniels und die lntergrität des Sacharjah ” (Berlín, 1831), Pág. 57. ( Traducido del Alemán al inglés) en español dice:

“No debe pensarse que Josefo consiguió la parex tes Ioudaias [exceptuando a Judea] de una fuente que ya no está disponible para nosotros. Lo qué sigue muestra claramente que él apenas la derivó de un malentendido del pasaje de 2ª Reyes 24: 1. Cuando él erróneamente entendió los tres años mencionados allí como un intervalo entre las dos invasiones, él pensó que ninguna invasión podría presumirse antes del 8 vo . año de Jehoiaquim.”

Personalmente, yo prefiero aceptar la evidencia de Beroso, quien recibió su información salvaguardadas de las fuentes neobabilónicas en sí, y las escrituras del profeta Daniel en la Biblia quien fue un testigo ocular en aquel tiempo y quién estuvo personalmente envuelto en las deportaciones. Nuevamente, Daniel supo que sus palabras se leerían miles de años después de su muerte y sabía que no debería poner algo tan ofuscado en sus escritos. Hay también evidencias históricas que apoyan la lectura directa de Daniel 2:1.

Una es la Crónica Babilónica BM 21946. Esta cubre el período del último año (21) de Nabopolasar hasta e incluyendo el décimo año de su sucesor e hijo, Nabucodonosor. Empieza narrando detalladamente la batalla de Carquemis dónde Babilonia infligió una derrota grande sobre el ejército egipcio y los subsiguiente eventos. Inmediatamente después de la batalla, Nabucodonosor comenzó a tomar las áreas occidentales cuales eran el vasallaje de Egipto. La crónica nos dice que... “En (su) año de ascensión Nabucodonosor (II) regresó a Hattu. Hasta el mes Shebat en el cual él marchó victoriosamente sobre Hattu. En el mes de Shebat él tomó el inmenso botín de Hattu lo llevó a Babilonia...” Él luego pasó los próximos cuatro años conquistando territorios. Claramente las naciones en el área de Hattu (incluyendo a Judá) se convirtieron en vasallos de Babilonia poco después de la batalla en Carquemis. La Biblia está de acuerdo con esto.

 

Además, en otro lugar Josefo describe la destrucción de Jerusalén por los babilonios y entonces dice que “toda Judea y Jerusalén, y el templo, continuaron siendo un desierto por setenta años.” ( Antiquities of the Jews X, ix, 7) El declara directamente que “la ciudad llegó a quedar despoblada durante setenta años, hasta el tiempo de Ciro.” ( Contra Apión I, 19) Esto concuerda con 2 Crónicas 36:21 y Daniel 9:2 en el sentido de que los predichos 70 años fueron 70 años de desolación total para la tierra.

Esto es cierto. Josefo declara sobre los 70 años de desolación. Pero ustedes fallan al no mencionar que Josefo, en su última referencia sobre el período de la desolación de Jerusalén, declara que la desolación duró por cincuenta años, y no setenta. Él llega a citar la obra de Beroso y también cita los archivos de los fenicios para demostrar estos cincuenta años. Les escribo la próxima expresión con sumo respeto: ¿Es ser honesto citar a Josefo en apoyo de una idea que la desolación duró por 70 años, pero ocultar el hecho que él mismo en su última declaración sobre la duración del período argumenta que duró por cincuenta años?

Teófilo de Antioquía, escritor del siglo segundo (E.C.) también muestra que los 70 años comenzaron con la destrucción del templo después que Sedequías hubo reinado por 11 años.—Vea también 2 Reyes 24:18-25:21.

Teófilo sí comienza los setenta años desde la destrucción de Jerusalén, pero nuevamente ustedes no mencionan que él estaba confuso sobre la fecha del fin, y que primero él la ubica en el segundo año de Ciro (537/36 a EC) y luego al segundo año de Darío (520/19 a EC). Algunos escritores, a saber Clemente de Alejandría quien también finalizan los setenta años en el segundo año de Darío (520/19 a EC). Hay por lo menos otros dos de los primeros escritores cristianos quienes escribieron fechas diferentes para el comienzo y el final. Es obvio que ellos no tenían acceso a fuentes que podían ayudarles para que establecieran una cronología exacta para éste antiguo período.

Pero la Biblia misma suministra prueba todavía más fuerte contra la alegación de que los 70 años hubiesen empezado en 605 a. de la E.C. y de que Jerusalén hubiese sido destruida en 587/6 a. de la E.C. Como ya se ha mencionado, si fuéramos a contar desde 605 a. de la E.C., los 70 años llegarían hasta 535 a. de la E.C. Sin embargo, Esdras el escritor bíblico inspirado informó que los 70 años llegaron hasta “el año primero de Ciro el rey de Persia,” quien emitió un decreto que permitía a los judíos regresar a su país. (Esdras 1:1-4; 2 Crónicas 36:21-23) Los historiadores aceptan que Ciro conquistó a Babilonia en octubre de 539 a. de la E.C. y que el primer año del reinado de Ciro empezó en la primavera de 538 a. de la E.C. Si el decreto de Ciro vino cuando ya estaba avanzado su primer año de reinado, fácilmente los judíos pudieran haber estado de regreso en su país para el séptimo mes (Tisri) como dice Esdras 3:1; esto sería octubre de 537 a. de la E.C.

 

Sin embargo, no hay ningún modo razonable de alargar el primer año de Ciro desde 538 hasta 535 a. de la E.C. Algunos que han tratado de disipar este problema han recurrido a explicaciones forzadas alegando que, al hablar del “año primero de Ciro”, Esdras y Daniel estaban usando algún punto de vista peculiar judío que difería de la cuenta oficial del reinado de Ciro. Pero eso no se puede sostener, pues tanto un gobernador no judío como un documento de los archivos persas concuerdan en que el decreto se dio en el primer año de Ciro, tal como cuidadosamente y específicamente lo informaron los escritores bíblicos.—Esdras 5:6, 13; 6:1-3; Daniel 1:21; 9:1-3.

No obstante si nosotros fuéramos a contar los setenta años desde el 609 a EC, que fue cuando Babilonia destruyó Harán, esto encajaría divinamente con la profecía de los setenta años. Si los setenta años significaron que Babilonia estaría reemplazando a los Asiros como el nuevo poder mundial y las otras naciones tendrían que poner sus cuellos bajo el yugo del rey de Babilonia, esto encajaría perfectamente con lo que dice la historia y más importante la Biblia.

La “buena palabra” de Jehová está vinculada con el período predicho de 70 años, puesto que Dios dijo:

“Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a ustedes, y ciertamente estableceré para con ustedes mi buena palabra haciéndolos volver a este lugar.'” (Jeremías 29:10)

 

La Traducción del Nuevo Mundo , sin embargo, no es la única traducción que vierte la preposición l e , “en”,

 

Con respecto a Jer. 29; 10, la preposición l e , en hebreo que en la Traducción del Nuevo Mundo , se traduce “en”. Pero su significado más común es: “para”. Yo he verificado muchas Biblias y excepto en nuestra Biblia y la Reina Valera 1960 , en cada una que he leído dice: “para Babilonia”. Incluso en la Biblia Jerusalén (1998) dice: “Al filo de cumplírsele a Babilonia setenta años”. Todas estas traducciones expresan el mismo pensamiento, es decir, que los setenta años se refieren a la supremacía babilónica, y no a la cautividad judía ni a la desolación que siguió la destrucción de Jerusalén. Esto también está en perfecto acuerdo con lo que Jeremías dice en su profecía.

Los versos que prosiguen de la escritura anterior dicen:

(Jeremías 29:4-10) “Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos, el Dios de Israel, a todos los desterrados, a quienes he hecho ir al destierro de Jerusalén a Babilonia: 5 ‘Edifiquen casas y habiten [en ellas], y planten jardines y coman su fruto. 6 Tomen esposas y lleguen a ser padres de hijos y de hijas; y tomen esposas para SUS propios hijos y den SUS propias hijas a esposos, para que den a luz hijos e hijas; y háganse muchos allí, y no se hagan pocos. 7 También, busquen la paz de la ciudad a la cual LOS he hecho ir en destierro, y oren a Jehová a favor de ella, porque en la paz de ella resultará haber paz para USTEDES mismos. 8 Porque esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos, el Dios de Israel: “No los engañen SUS profetas que están en medio de USTEDES, ni SUS practicantes de adivinación, y no escuchen los sueños de ellos que ellos están soñando. 9 Porque ‘en falsedad LES están profetizando en mi nombre. Yo no los he enviado', es la expresión de Jehová”'”. 10 “Porque esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a USTEDES, y ciertamente estableceré para con USTEDES mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar'.

Estos versos fueron escritos varios años antes de la destrucción de Jerusalén. Jeremías está diciéndoles a los judíos exilados en Babilonia, que no escucharan los falsos profetas que estaban diciéndoles que retornarían pronto. Él les dijo que se establecieran y esperaran. Esta pronunciación claramente muestra que los setenta años ya estaban en curso en ese momento. ¿Si el período no había comenzado, por qué Jeremías lo conectó con los exilados que estaban en Babilonia? ¿Si el período de los setenta años no había comenzado, cuál es la relevancia que tienen entonces las referencias dichas por Jeremías? Jeremías no les instó que esperaran hasta que los setenta años empezaran, sino que esperaran hasta que el período se hubiese completado. ¿Siendo que estas escrituras fueron escritas aproximadamente 7 años antes de la destrucción, por qué Jeremías no les dijo que esperaran 77 años?

Daniel se fió de aquella palabra, pues confió en que los 70 años no eran un ‘número redondo,' sino un número exacto con el cual se podía contar. (Daniel 9:1, 2) Y así resultó ser. De manera similar, nosotros estamos dispuestos a ser guiados principalmente por la Palabra de Dios más bien que por una cronología que se basa principalmente en evidencia seglar o que está en desacuerdo con las Escrituras. Parece claro que el entendimiento más fácil y más directo de las varias declaraciones bíblicas es que los 70 años empezaron con la desolación completa de Judá después de la destrucción de Jerusalén. (Jeremías 25:8-11; 2 Crónicas 36:21-23; Daniel 9:2) Por eso, al contar hacia atrás 70 años desde cuando los judíos regresaron a su país en 537 a. de la E.C. llegamos a 607 a. de la E.C. como la fecha en que Nabucodonosor, en su 18 año de reinado destruyó a Jerusalén, removió a Sedequías del trono y puso fin al linaje de reyes de Judá sobre un trono en la Jerusalén terrestre.—Ezequiel 21:19-27.

 

Me gustaría comentar sobre los pasajes anteriores (2ª Crónicas 36:20-23; Daniel 9:2) y algunos otros qué siento “prueban” la fecha del 587 a EC:

Daniel 9:2

El dominio babilónico definitivamente fue roto cuando los ejércitos de Persia capturaron a Babilonia la noche del 5 y 6 de octubre de 539 a EC. Belsasar esa noche llegó a conocer que sus días estaban contados. Daniel le dice a Belsasar:

 

*** Rbi8 Daniel 5:26 ***


26 ”Esta es la interpretación de la palabra: MENÉ: Dios ha numerado [los días de] tu reino y lo ha terminado.

 

Así obviamente los setenta años repartidos a Babilonia acabaron esa noche. Este caída súbita llevó a Daniel a tornar su atención a la profecía de Jeremías sobre Jehová repatriando a los judíos. Él nos dice:

 

(Daniel 9:1-2) En el primer año de Darío el hijo de Asuero de la descendencia de los medos, quien había sido hecho rey sobre el reino de los caldeos; 2 en el primer año de reinar él, yo mismo, Daniel, discerní por los libros el número de los años acerca de los cuales la palabra de Jehová había ocurrido a Jeremías el profeta, para cumplir las devastaciones de Jerusalén, [a saber,] setenta años.

 

Él “discernió” que el período de los setenta años había terminado y ahora Dios iba a tornar su atención sobre los judíos desterrados, para que ellos pudieran retornar. En la extensa oración que siguió, él no menciona los setenta años ni una sola vez. En cambio el énfasis completo es sobre los judíos exilados y las condiciones puestas en la oración de Jeremías para su retorno a Jerusalén.

 

En su carta a los exilados(Jer 29:12-14) Jeremías menciona que el cumplimiento de la promesa de Jehová para restaurarlos descansaba en ciertas condiciones:

 

(Jeremías 29:12-14) Y USTEDES ciertamente me llamarán y vendrán y me orarán, y yo ciertamente LES escucharé.'

13 “‘Y USTEDES realmente me buscarán y [me] hallarán, porque ME buscarán con todo SU corazón. 14 Y yo mismo ciertamente me dejaré hallar por USTEDES —es la expresión de Jehová—. Y ciertamente recogeré a SU cuerpo de cautivos y los juntaré a USTEDES de todas las naciones y de todos los lugares a los cuales LOS he dispersado —es la expresión de Jehová—. Y de veras LOS traeré de vuelta al lugar del cual LOS hice ir al destierro.'

 

Ellos tenían que tornarse a Jehová, buscándolo en oración, confesando sus pecados y empezando a escuchar Su voz. Y esto precisamente es lo que Daniel hizo:

 

*** Rbi8 Daniel 9:3-6 ***


3 Y procedí a dirigir mi rostro hacia Jehová el Dios [verdadero], para buscar[lo] con oración y con súplicas, con ayuno y saco y cenizas. 4 Y empecé a orar a Jehová mi Dios y a hacer confesión y decir:


“Ah, Jehová el Dios [verdadero], el Grande e Inspirador de temor, que guarda el pacto y la bondad amorosa a los que lo aman y a los que guardan sus mandamientos, 5 nosotros hemos pecado y hecho lo malo y actuado inicuamente y nos hemos rebelado; y ha habido un desviarnos de tus mandamientos y tus decisiones judiciales. 6 Y no hemos escuchado a tus siervos los profetas, quienes han hablado en tu nombre a nuestros reyes, nuestros príncipes y nuestros antepasados y a toda la gente de la tierra.

Así que podemos ver que Daniel tenía en mente la escritura aquí debajo:

*** Rbi8 Jeremías 29:10 ***


10 “Porque esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a USTEDES, y ciertamente estableceré para con USTEDES mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar'.

 

Ésta era evidentemente la razón por qué Daniel en su referencia a la profecía de Jeremías, conectó los setenta años “para Babilonia” con Jerusalén, hablando de ellos como “el número de los años... para cumplir las devastaciones de Jerusalén”, Estaba claro en la carta de Jeremías que el cumplimiento de los setenta años de Babilonia traerían consigo el “cumplir las devastaciones de Jerusalén” (por el retorno de los desterrados). Debe notarse que Daniel no iguala los setenta años con el período de la desolación de Jerusalén. Es sólo el final del período de setenta años.

 

2ª Crónicas 36:20-21

(2ª Crónicas 36:20-23) Además, a los que quedaron de la espada se los llevó cautivos a Babilonia, y llegaron a ser siervos para él y sus hijos hasta que la realeza de Persia empezó a reinar; 21 para cumplir la palabra de Jehová por boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo pagado sus sábados. Todos los días de yacer desolada guardó sábado, para cumplir setenta años.

Primero debe observarse que el cronista le da énfasis al acuerdo ya grabado entre la profecía de Jeremías y el cumplimiento de los eventos. Así los versos 20 y 21, señalan que los exilados judíos llegaron a ser sirvientes de los reyes babilónicos “hasta que la realeza de Persia empezó a reinar”(en 539 a EC), “para cumplir la palabra de Jehová por boca de Jeremías... para cumplir setenta años.” El cronista entonces, parece estar diciendo que los setenta años se cumplieron con la conquista Persa de Babilonia, lo que está en acuerdo con lo que Jeremías declaró en su profecía.

Lo que complica el asunto es la inserción en el texto, la declaración sobre “pagado sus sábados” de la tierra que se inserta en el medio de la referencia a la profecía de Jeremías. Si nosotros nos tornamos a la profecía en el libro de Jeremías, hay ninguna referencia hecha sobre “años sabáticos”, ¿entonces, a qué el cronista se está refiriendo?

La referencia es al pasaje en Levíticos 26:34-35:

(Levítico 26:34-35) “‘En aquel tiempo la tierra pagará sus sábados durante todos los días que yazca desolada, mientras estén USTEDES en la tierra de SUS enemigos. En aquel tiempo la tierra guardará el sábado, puesto que tiene que pagar sus sábados. 35 Todos los días que yazca desolada guardará el sábado, por motivo de que no guardó el sábado durante los sábados de USTEDES cuando USTEDES estaban morando en ella.

 

Al igual que Daniel, el cronista entendió que la desolación de Judá fue el cumplimiento de esta maldición predicha en la ley de Moisés. Él por consiguiente insertó esta predicción de Levíticos 26 para mostrar que se cumplió después de la última deportación a Babilonia, exactamente como se predijo por Moisés. Insertando las dos cláusulas de Levíticos 26, el cronista no quiso decir que la tierra disfrutó de un descanso sabático de setenta años, ya que esto no se predijo ni por Moisés o Jeremías. Él no dice cuánto tiempo descansó, sólo que: “ Todos los días de yacer desolada guardó sábado, para cumplir setenta años ”. Las dos profecías no deben atarse o confundirse. No sólo ellas se refieren a períodos de diferentes caracteres y diferentes longitudes, ellas también se refieren a las diferentes naciones. Pero siendo que los dos períodos estaban estrechamente conectados, ya que el final de un período dependía del final del otro, el cronista, al igual que Daniel, los reunió ambos.

 

Los próximos dos versos son interesantes:

 

(2 Crónicas 36:22-23) Y en el primer año de Ciro el rey de Persia, para que se realizara la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro el rey de Persia, de modo que él hizo pasar por todo su reino un pregón, y también por escrito, que decía: 23 “Esto es lo que ha dicho Ciro el rey de Persia: ‘Todos los reinos de la tierra me los ha dado Jehová el Dios de los cielos, y él mismo me ha comisionado para que le edifique una casa en Jerusalén, que está en Judá. Cualquiera que haya entre USTEDES de todo su pueblo, esté Jehová su Dios con él. Así, pues, que suba'”.

 

Si la palabra de Jehová “por boca de Jeremías” se toma aquí para ser otra referencia a los setenta años, podría demostrar que Esdras finalizó ese período en el 538/537 a EC. Pero en vista del hecho que estos versos realmente se tratan del decreto de Ciro permitiéndoles a los judíos retornar a su patria, es más natural entender su referencia a la profecía de Jeremías como una referencia a lo que el profeta dijo inmediatamente después de su predicción de estos setenta años para Babilonia en Jeremías 29:10:

 

*** Rbi8 Jeremías 29:10 ***


10 “Porque esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a USTEDES, y ciertamente estableceré para con USTEDES mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar'.

 

Noten que el profeta no dijo que Jehová visitaría a los exilados primero, causando que ellos retornaran a Jerusalén, y que como resultado de eso, los setenta años se cumplirían. Claramente declara que los setenta años se cumplirían primero, y después de su cumplimiento, Jehová dirigiría su atención a los exilados y ocasionaría que retornaran a Jerusalén. Los setenta años se cumplirían entonces aunque los exilados judíos todavía estaban en Babilonia.

 

Por lo tanto encontramos que las escrituras aquí arriba están de acuerdo. El cronista finaliza el período mientras los exilados judíos todavía estaban viviendo en Babilonia, hasta que “la realeza de Persia empezó a reinar” en el 539 a EC. Él hace énfasis al hecho que los exilados judíos no podían retornar a Jerusalén hasta que los setenta años de Babilonia se hubiesen cumplido y así la tierra pagado sus sábados. Después de eso, Jehová causó que retornaran a su patria, en cumplimiento de Jeremías 29:10b, en el primer año de Ciro.

 

Zacarías 1:7-12


En el día veinticuatro del mes undécimo, es decir, el mes de Sebat, en el año segundo de Darío, la palabra de Jehová le ocurrió a Zacarías hijo de Berekías hijo de Idó el profeta, y dijo: 8 “Vi [en] la noche, y, ¡mira!, un hombre montado en un caballo rojo, y estaba parado entre los mirtos que había en el lugar hondo; y detrás de él había caballos rojos, de rojo brillante, y blancos”. 9 Así que dije: “¿Quiénes son estos, mi señor?”. Ante aquello, el ángel que hablaba conmigo me dijo: “Yo mismo te mostraré quiénes son estos mismos”. 10 Entonces el hombre que estaba parado entre los mirtos respondió y dijo: “Estos son aquellos a quienes Jehová ha enviado para que anden por la tierra”. 11 Y ellos procedieron a responder al ángel de Jehová que estaba parado entre los mirtos, y a decir: “Hemos andado por la tierra, y, ¡mira!, la tierra entera está sentada en quietud y no tiene disturbio”. 12 De modo que el ángel de Jehová respondió y dijo: “Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no mostrarás tú mismo misericordia a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a las cuales has denunciado estos setenta años?”.

 

El segundo año del reinado de Darío corresponde al 520/19 a. E.C., y el día veinticuatro del undécimo mes puede traducirse al 15 de febrero de 519 a. E.C. Aunque los judíos habían reasumido el trabajo en el templo en Jerusalén cinco meses más temprano, Jerusalén y las ciudades de Judá todavía estaban en una condición de aflicción. Por eso el ángel en el verso 12 plantea la pregunta. Conforme al ángel, Jehová había denunciado a Jerusalén y las ciudades de Judá por setenta años. Sin embargo, parece evidente, que la razón por qué el ángel hace esta pregunta sobre la denunciación era porque todavía Jehová, en el segundo año de Darío, no le había mostrado misericordia a las ciudades de Judá. ¿O fue que el ángel quiso decir que Jehová había denunciado a Jerusalén y las ciudades de Judá durante setenta años hasta el 537 a. E. C., y entonces continuó sometiendo hostilidad contra ellas durante aproximadamente dieciocho años más hasta el 519? Esto entonces haría que el período de hostilidad fuera de casi noventa años, y no de setenta.

Contando desde el 587 a. E.C., el castigo ahora, en el 519, tendría una duración de casi setenta años, o sesenta y ocho años para ser bien exactos. Y si se cuenta desde el principio del asedio (en el 27 de enero del 589 a. E.C.), el castigo habría durado exactamente por casi setenta años para esa fecha. Por consiguiente, es muy claro que los setenta años mencionados en éste texto no se refiere a la profecía de Jeremías, sino más bien, al lapso de tiempo que había transcurrido hasta el 519 a. E.C. Los setenta años que pasaron desde la destrucción del templo en el 587 a EC hasta su reconstrucción en el 520/519 a EC del año también son confirmados en la próxima escritura:

(Zacarías 1:1-5) Además, aconteció que en el cuarto año de Darío el rey la palabra de Jehová le ocurrió a Zacarías, en el [día] cuatro del mes noveno, [es decir,] en Kislev. 2 Y Betel procedió a enviar a Sarézer y Réguem-mélec y sus hombres a ablandar el rostro de Jehová, 3 y a decir a los sacerdotes que pertenecían a la casa de Jehová de los ejércitos, y a los profetas, sí, a decir: “¿Lloraré en el quinto mes, practicando una abstinencia, como lo he hecho estos, oh, cuántos años?”. 4 Y la palabra de Jehová de los ejércitos continuó ocurriéndome, y dijo: 5 “Di a toda la gente de la tierra y a los sacerdotes: ‘Cuando ustedes ayunaron y hubo plañido en el quinto [mes] y en el séptimo [mes], y esto por setenta años, ¿ayunaron realmente para mí, hasta para mí?

De nuevo, los eventos inscritos en este pasaje se fechan exactamente a: “el cuarto año de Darío... en el [día] cuarto del mes noveno”. Esta fecha corresponde al 7 de diciembre del 518 a. EC. El ayuno en el quinto mes era para conmemorar cuando Nabuzaradán quemó el templo. El ayuno en el séptimo mes era para conmemorar el asesinato del Gobernador Guedalías. ¿Por cuánto tiempo los judíos habían estado ayunando por estos meses en memoria de los dos eventos? Durante setenta años según Zacarías 7:5, y el 518 a EC y fue el septuagésimo año desde el 587 a EC. Si la destrucción del templo fue en el 607 a EC, esto haría que el tiempo de estos ayunos se hubiesen observado por la cantidad de noventa años en lugar de setenta.

Ageo 2:1-3

(Ageo 2:1-3) En el séptimo [mes], el [día] veintiuno del mes, la palabra de Jehová ocurrió por medio de Ageo el profeta, y dijo: 2 “Di, por favor, a Zorobabel hijo de Sealtiel, el gobernador de Judá, y a Josué hijo de Jehozadaq el sumo sacerdote, y a los restantes del pueblo, diciendo: 3 ‘¿Quién hay entre USTEDES que quede que haya visto esta casa en su gloria anterior? ¿Y cómo LA ven ahora? ¿No es, en comparación con aquella, como nada a SUS ojos?'.

 

Esto fue aproximadamente en el 519 a EC . ¿Cuántos de los mas viejos estarían allí quiénes vieron el templo original? Si fue destruido en el 587 a EC , entonces estos hombres más viejos habrían tenido alrededor de 70-80 años de edad. Pero si el templo fue destruido en el 607 a EC , entonces estos hombres viejos habrían estado entre los 90-100 años de edad. El próximo pasaje agrega un poco más de detalles:

Esdras 3:10-13

(Esdras 3:10-13) Cuando los edificadores colocaron el fundamento del templo de Jehová, entonces los sacerdotes en ropa oficial, con las trompetas, y los levitas los hijos de Asaf, con los címbalos, se pusieron de pie para alabar a Jehová según la dirección de David el rey de Israel. 11 Y empezaron a responder, alabando y dando gracias a Jehová, “porque él es bueno, porque su bondad amorosa para con Israel es hasta tiempo indefinido”. En cuanto a todo el pueblo, este gritó con un grito fuerte al alabar a Jehová por la colocación del fundamento de la casa de Jehová. 12 Y muchos de los sacerdotes y de los levitas y de las cabezas de las casas paternas, los viejos que habían visto la casa anterior, estaban llorando con voz fuerte cuando se colocó el fundamento de esta casa delante de sus ojos, mientras que muchos otros levantaban la voz al gritar de gozo. 13 Por lo tanto, la gente no distinguía el sonido del grito de regocijo del sonido del llanto de la gente, porque la gente estaba gritando con un grito fuerte, y el sonido mismo se oía aun a gran distancia.

 

Ahora nosotros vemos que habían presentes muchos de los más viejos quienes lloraban con voz fuerte y gritaban tanto que no podía distinguirse sus gritos de alegría de los más jóvenes. ¿Cuán probable es que unos ancianos de entre 90-100 años de edad emprendieran una jornada ardua desde Babilonia a las ruinas de Jerusalén y participaran poniendo los cimientos y en un número tan grande?

 

Así que, Hermanos, las preguntas que necesito me den respuestas por favor son las siguientes:

Así pues, Hermanos, esto es lo que yo he estado haciendo con mi vida desde que se me hizo esa “simple” pregunta. Yo no puedo enfatizarles a ustedes cuánto necesito estas respuestas y explicaciones para esta información. Mi fe al presente está en jirones y quiero salvarla. Si la historia es tan firme que Jerusalén fue destruida en el 587 a EC, ciertamente nosotros deberíamos revaluar las evidencias y ver si nuestra interpretación de la Biblia está equivocada. Todos los pasajes escritúrales que parecen hablar de los setenta años deberían considerase bajo la luz de la profecía original en Jeremías 25, ¿ustedes no lo piensan así? Si nosotros rechazamos la información histórica, entonces debiéramos rechazarla en su totalidad. Esto significaría obviamente que tenemos que rechazar la fecha del 539 a EC también.

Yo espero con ansias tener noticias de ustedes hermanos.

Su hermano

xxxxxx