Traducido Por David García Claussell

http://www.607v587.com/websitepage2.htm

 

WATCH TOWER

5 de junio de 2000

 

 

Estimado -----------

 

Le estamos respondiendo a su reciente carta concerniente al fechado de la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor. El hecho que los historiadores seculares generalmente dan una fecha alrededor del 586 a EC., para este evento, en lugar del 607 a EC., es claramente una cuestión que a usted le preocupa profundamente. Su extensa carta la cual perfila algunas de sus investigaciones testifica sobre esto. Nos place ofrecerle los siguientes comentarios.

 

Es cierto que los historiadores seglares generalmente fechan la destrucción de Jerusalén y el principio de la cautividad babilónica al 586 o 587 a EC., y nosotros no escondemos este hecho. Pero nosotros desafiamos la veracidad de sus evidencias produciendo ésta fecha. El apéndice para el capítulo 14 del libro: “ Venga tu Reino ” al cual usted hace referencia, discute sobre este asunto con algún detalle. Por supuesto, nuestra comprensión de la cronología involucra ser guiado por la Palabra de Dios, que es bien específica sobre el tiempo en que se envolvió y qué ocurrió durante ese tiempo. (2 Crónicas 36:20-23; Jeremías 25: 8-11; Daniel 9:2) Por lo tanto, nosotros creemos que la cronología que presentamos está en; armonía con el cronometrar bíblico en lugar de la seglar que es algo problemática fechando y discrepa con las Escrituras, como explicamos en el libro: “ Venga tu Reino ”. Las páginas 597 al 603 de Perspicacia Para Comprender Las Escrituras , volumen 1 también proveen algunos antecedentes para esta cronología. Adicionalmente, la sección “Cronología” comenzando en la página 584, así como “Los Tiempos Señalados de las Naciones” en las páginas 1117 a 1120, cubren este tema profundamente.

 

Esta fecha del 586 a EC., de ningún modo es tan bien atestada como la fecha pivote 539 a EC., para el derrocamiento de Babilonia. Debido a la fecha pivote del 539 a EC., y la subsiguiente liberación de los judíos en el 537 a EC., entonces, con las claras referencias bíblicas de un período de setenta años de desolación de Jerusalén, nosotros llegamos a la fecha 607 a EC., para la destrucción de Jerusalén. Una fuente principal para aceptar la fecha del 586 a EC., es el erudito griego del segundo-siglo Claudio Tolomeo. Recientemente, Robert R. Kewton de la Universidad John Hopkins ofreció pruebas de que muchas de las observaciones de Tolomeo fueron “deliberadamente fabricadas”. La revista Scientific American anotó que “la falsificación de Tolomeo pudo haberse extendido a inventar las longitudes de los reinados de los reyes babilónicos. Siendo que mucha de la reconstrucción moderna esta basada en una lista de reyes que Tolomeo usó para señalar con precisión las fechas de las alegadas observaciones babilónicas, según Newton ‘toda la cronología pertinente debe ahora repasarse y toda la dependencia en la lista (de reyes) de Tolomeo debe removerse'.” —Edición de octubre de1977, página 80.

 

Así, por la diferencia en aproximadamente 20 años entre la cronología de la Biblia y esa basada principalmente en la evidencia seglar, nosotros escogemos ser guiados principalmente por la Palabra de Dios. Como el libro “ Venga tu Reino ” en la página 189 comenta: “ Parece claro que el entendimiento más fácil y más