Traducido Por David García Claussell

http://www.607v587.com/webpage6.htm

WATCH TOWER

29 de junio de 2000

 

Estimado Hermano

 

Tenemos a mano su carta del 23 de junio de 2000, donde continúa con las materias acarreadas en su carta anterior. Aunque apreciamos su deseo de tener información y clarificación, realmente no sentimos que podamos agregarle a lo que ya hemos dicho. Sin embargo, en un esfuerzo de ser útiles, nos place ofrecerle los siguientes comentarios adicionales.

 

Concerniente a Jeremías 25:12 usted declara. “Ésta declaración habla de un período específico de tiempo y un evento que sucedería al final de ese período de tiempo específico. No pueden tener dos significados y está muy claro en cuanto a lo que significa. 70 años tendrían que pasar y DESPUÉS Babilonia sería destruida.” Por favor note, sin embargo, lo que Jeremías realmente predijo, a saber que “ cuando se hayan cumplido setenta años, pediré cuentas al rey de Babilonia y a aquella nación... por su error, aun a la tierra de los caldeos, y ciertamente haré de ella yermos desolados hasta tiempo indefinido”. La ciudad de Babilonia todavía existía y fue habitada a principio de los tiempos cristianos. (1 Pedro 5:13) y al parecer no cesó su existencia hasta mas o menos el cuarto siglo de la EC. Claramente, entonces el derrocamiento de Babilonia por el ejército Medo-Persas no se igualó a ser hecha “ desolados hasta tiempo indefinido”, así que no vemos que usted tenga base alguna para decir que los 70 años mencionados en Jeremías 25:12 finalizaron cuando Babilonia cayó ante las fuerzas Medo-Persas.

 

La situación, realmente, es como Perspicacia Para Comprender Las Escrituras Volumen 1, página 600 declara: La profecía bíblica no permite otra aplicación de estos setenta años que no sea al período comprendido entre la desolación de Judá, que llegó con la destrucción de Jerusalén, y el regreso de los judíos exiliados a su tierra como resultado del decreto de Ciro. La profecía especifica con toda claridad que los setenta años serían años de devastación de la tierra de Judá. Daniel el profeta entendió de esta manera la profecía, pues dijo: “Yo mismo, Daniel, discerní por los libros el número de los años acerca de los cuales la palabra de Jehová había ocurrido a Jeremías el profeta, para cumplir las devastaciones de Jerusalén, a saber, setenta años”. (Da 9:2.) Después de describir la conquista de Jerusalén por Nabucodonosor, en 2 Crónicas 36:20, 21 se dice: “Además, a los que quedaron de la espada se los llevó cautivos a Babilonia, y llegaron a ser siervos para él y sus hijos hasta que la realeza de Persia empezó a reinar; para cumplir la palabra de Jehová por boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo pagado sus sábados. Todos los días de yacer desolada guardó sábado, para cumplir setenta años”.

 

Usted puede encontrar útil comparar la profecía de Jeremías en contra de Babilonia con la profecía de Isaías en contra de Tiro. El último, qué también se refiere a un período de 70 años, está escrito en Isaías 23: 15-18. Allí, Isaías predijo: “Y en aquel día tiene que ocurrir que Tiro tiene que ser olvidada